Lecturas recomendadas para vacaciones

 

Están a punto de comenzar mis vacaciones y, como imaginarás, estoy deseando cogerlas. Me he pasado el año viajando de aquí para allá, sin tregua, bien por trabajo, bien por firmas y presentaciones de LA BALADA DEL INFINITO.

Así que estas tres semanitas divinas me las voy a pasar hibernando en una esquina. Tan sencillo. Sin móvil, sin sobresaltos. A perderme entre hojas de papel impreso. Cuando baje el sol asomaré las antenas y disfrutaré de buenas cenas en el campo, risas y demás.

Es posible que a ti te suceda algo parecido, o puede que sea al contrario. Quizá estás deseando ir a la playa a refrescarte, desconectar, y bajo una amplia sombrilla leer tranquilamente.

Sea como sea, aquí te he preparado una lista de libros que puedes leer estas vacaciones de una sentada. Todos se encuentran en mi biblioteca, así que puedes fiarte de mí.

¡Que los disfrutes!

 

  • El Mar – John Banville

Este autor es quizá mi escritor favorito. Me encanta su estilo, tanto que es influencia directa en mí. Tiene una manera de narrar muy poética y con una visión estética absorbente. Aun así, se lee con mucha facilidad. Sus frases son sencillas y a poco que te des cuenta devoras páginas.

Este libro es corto, apenas doscientas veinte páginas, ideal para llevar en la mochila. Para mí fue un gran descubrimiento, y aunque he seguido la genial bibliografía del autor, esta es sin duda mi obra favorita. ¡Lo recomiendo a todo el mundo!

La historia es muy sencilla, sin giros ni entresijos. Un historiador del arte vuelve a la ciudad donde creció de niño tras la muerte de su esposa. Allí se dedicará a escribir y a recordar los atardeceres de verano de su niñez en un intento de olvidar el dolor causado por la pérdida.

Si le das una oportunidad prometo que te atrapará.

 

 

  •  Tokio Blues (Norwegian Wood) – Haruki Murakami

Y aquí tienes, el libro que me inspiró para ser escritor. Tras llegar a la última página entendí que yo debía escribir y plasmar mis pensamientos como lo hacía el bueno de Murakami en esta estupenda novela.

Y es que en esta novela te perderás gustosamente junto al joven Watanabe en una historia que en manos de cualquier otro autor sería una moñada como un templo, pero que en las del japonés termina siendo una exploración de las emociones, de los recovecos oscuros internos de cada uno, de crecer y madurar enfrentando a cada paso la muerte y el deterioro de la inocencia.

De nuevo, una novela fácil de leer, de lenguaje sencillo. Sin embargo, su impacto es duradero.

Este autor japonés, junto a Banville, es referencia directa en mi forma de escribir. Lo admito sin ruborizarme.

 

 

  •  Memento mori (Versos, canciones y trocitos de carne I)

Reconozco que no me gusta demasiado la novela negra que abusa de clichés. Por supuesto, me encanta el concepto del noir, tanto en cine como en libro. De hecho, suelo meter la patita en ese género siempre que puedo en mis novelas. Sin embargo, esta fórmula de “policía, detective, antropólogo, abogado, etc… busca asesino en serie que juega con él” tan manida me harta bastante, por la falta de originalidad supongo.

Aquí, César Pérez Gellida me sorprendió con una novela altamente cinematográfica, que sienta las bases de un universo sórdido y brutal donde las referencias a grandes obras de la literatura y a la música (Placebo se nombra mil veces, lo que para mí es una delicia) son la nota constante.

A pesar de rozar peligrosamente los clichés del género, Gellida les da la vuelta aportando un contexto español, muy documentado, pero con personajes tan carismáticos como el excéntrico y genial Carapocha.

El principio de una saga muy entretenida y recomendable para las vacaciones.

 

  • El viejo y el mar – Hemingway

Posiblemente su mejor obra, y la más corta. En estas ciento cincuenta páginas está contenido todo el talento de su autor. Con este libro se alzó frente a la crítica que lo acusaba de acabado y cerró bocas, muy en su estilo.

Años después le dio por hurgar con plomo en su cerebro y adiós muy buenas. El tipo más valiente huyendo de la forma más cobarde.

Pero vamos a esta novelita corta. Yo me la leí en una tarde, sentado en la Fnac de Alicante, esperando a que mi novia terminara un examen. Me la leí entera en edición de bolsillo, y al ser barata me la traje a casa. Fíjate si entra fácil.

Hemingway no busca los dobles sentidos o la metáfora, el tipo va a lo que va, directo como un puñetazo. Eso en lo que a estilo se refiere, ya que la novela sí es (a mi parecer) una clara metáfora de la vejez, la soledad, el destino bastardo, nuestra absurda lucha contra la inmensidad.

Y todo eso con un viejo cubano, su barco destartalado y un pez. Pocos logran tanto con tan poco.

 

  • Stardust – Neil Gaiman

Este tipo inglés se sale. A muchos se les llena la boca con Stephen King, pero para mí, Gaiman se lo come con patatas. Autor de cómics tan increíbles como The Sandman y de novelas como American Gods, no hay quien le tosa al british inventando universos afincados en la realidad. Su sensibilidad y carisma a la hora de narrar sus historias lo colocan en mi podio de autores favoritos.

Esta novela que te traigo aquí no es de las mejores que tiene, y al principio su tono sorprende por naif. Pero a poco que leas unas cuantas páginas te vas a topar con una historia magnética, plagada de matices grises y personajes ambiguos. Se trata de un cuento sobre el sentimiento de posesión, la obsesión, los prejuicios y los deseos. Y la premisa es tan boba como un crío en busca de una estrella caída, pero ojo: hablamos de Gaiman, nada es lo que parece.

Hicieron una peli, pero por tu bien te aconsejo no verla. Convirtieron esta historia en una pantomima Disney que además no sirve ni como entretenimiento palomitero.

La novela tiene doscientas páginas que también se leen del tirón. Como dato curioso, el protagonista de esta historia se llama Tristán. ¿De qué me suena?

 

  •  Los Desposeídos – Úrsula K. Le Guin

Nadie ha escrito ciencia ficción como esta mujer. Esta novela llegó a mis manos por casualidad. Mi hermano es antropólogo y unas navidades me regaló Los Desposeídos asegurándome que me iba a encantar. Yo, como siempre, confié en él, aunque con cierto escepticismo. Y es que, a mí, en general, la ciencia ficción no me toca la fibra.

Entonces leí esta obra y quedé boquiabierto. Incluso me dio rabia que yo, un chico de veintipocos no supiera que existía esta mujer. Muchos describen a Le Guin como la autora de la ciencia ficción feminista, para mí eso no le hace justicia.

Es verdad que en su obra hay feminismo, pero como consecuencia del sentido común, derivado de la convivencia entre seres iguales. De esta manera, Le Guin critica los pilares básicos de la sociedad moderna, machismo, éxito, fanatismo, vacío, capitalismo salvaje, fracaso, explotación del medio ambiente… En una novela genial, adulta y muy entretenida.

No veremos aquí naves espaciales rebeldes luchando contra poderosos y malignos imperios. Que va, para nada. Aquí el contexto es una excusa para contraponer dos sistemas. Uno no tiene líderes, no diferencia entre hombres y mujeres, no condiciona el sexo y la educación es el eje. En otro los hombres se encargan de la gestión, las mujeres de la parte sensible y estética de la sociedad, el sexo está bien visto en según qué términos, la educación está organizada en estamentos y no todos pueden acceder a ella, y el éxito se mide en número de posesiones.

Te aseguro que leer esta novela no te dejará indiferente. Para mí, la mejor ciencia ficción, sin duda.

 

BONUS TRACK – La Balada del Infinito – Cristian Reche Lillo

Se veía venir, ¿verdad? No he podido resistirme…

La Balada del Infinito es una novela de lectura rápida y amena. Muy en la línea de Murakami, podrás encontrar aquí varios niveles de lectura que trastocarán tus fibras.

Lo mejor es que puede leerse a ratos, en la playa, en la piscina, en cualquier lugar, y nunca perderás el hilo.

¿A qué esperas para descubrir la Canción de Tristán?

 

Puedes hacerte con ella aquí: LA BALADA DEL INFINITO

 

 

 

Y ya está. Aquí tienes unos cuantos libros para pasar las vacaciones. Si quieres, puedes dejar en los comentarios sugerencias o escribirme a escribiendoeluniverso@gmail.com para que te recomiende más libros o amplíe la información de estos.

De vez en cuando, iré posteando listas como esta por aquí.

Nos vemos. ¡Buen verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *